Abogados Accidentes de Trafico Madrid: por qué no parecen necesarios y por qué, en realidad, son imprescindibles.

1 Reply

Accidentes de Tráfico

Abogados Accidentes de tráfico Madrid

abogados accidentes de trafico madrid Cuando una persona es víctima de un accidente de tráfico, cualquiera que sea su gravedad, su naturaleza le suele llevar a pensar que dado que el contrario ha tenido claramente la culpa y dado que el vehículo de éste cuenta con seguro en vigor no habrá problema alguno. Claramente la culpa será reconocida por quien la tuvo y la aseguradora indemnizará con la cantidad pertinente, pero es precisamente este pensamiento el que hace imprescindible la intervención inmediata y desde un principio de la figura de los abogados accidentes de tráfico Madrid.

El abogado de accidente de tráfico intervendrá sin la afectación que para la víctima supone el accidente sufrido y controlará, no sólo que la versión dada por el contrario se ajuste a la realidad impidiendo cambios no deseados en el último momento sino, fundamentalmente, que la aseguradora interviniente no se escude en el dolor y falta de conocimiento de la víctima a fin de ofrecer una cantidad irrisoria como indemnización.

Solo la intervención certera de un abogado de accidentes de tráfico llevará a que, en su versión mediadora, se alcance la indemnización acorde a los hechos tras la negociación con la aseguradora y, en su versión litigante, se defiendan en juicio los derechos de la víctima si es que la negociación no ha llegado a buen puerto.

Y todo ello sin perjuicio de la necesaria empatía que se ha de desplegar cuando se trata, además, de accidentes de tráfico con imágenes que, en muchos casos, nadie está preparado para ver.

Caso de accidente de tráfico con resultado fatal.

En marzo de este año Manuel N. M. y su hermana, Rosa N. M. acudieron a mi despacho en Madrid ya que su padre, D. Vicente, había sufrido un atropello en una céntrica calle del municipio madrileño de Alcorcón. Como consecuencia del accidente D. Vicente sufría lesiones físicas importantes y, lo peor, lesiones de carácter cerebral, que lo mantenían postrado en un sillón de su domicilio recibiendo todos los cuidados que su entregada esposa y madre de mis clientes, le proporcionaba.

abogados accidentes de trafico madrid

  1.  Vicente había salido por la mañana de su domicilio, como diariamente acostumbraba, a hacer la compra y caminando por la acera se acordó de que tenía que comprar leche tal y como le había encargado su mujer. Estando el supermercado justo enfrente de donde se encontraba decidió, de manera refleja, cruzar entre los coches aparcados. La calle es estrecha, no más de 7 u 8 metros y no utilizó ningún paso de cebra. Un coche que venía en el único sentido que la calle permitía no frenó sino una vez que ya había golpeado a D. Vicente, empezando así el calvario de él y de su familia.

Mis clientes venían a mi despacho en Madrid derrotados y buscando simplemente una confirmación de lo que ya habían tratado con el resto de familiares y amigos más cercanos: D. Vicente había tenido la culpa de su propio atropello y nada había que reclamar.

Intervención profesional de abogados accidentes de tráfico Madrid

Ni qué decir tiene que, sin perjuicio del respeto que merece cualquier opinión, no son precisamente ni los amigos ni los familiares y mucho menos las redes sociales, caso de, por ejemplo, vídeos comentados por supuestos expertos de accidentes de tráfico en youtube, los más adecuados para asesorar en un asunto como éste. Mi experiencia me ha enseñado que el absoluto desconocimiento lleva en muchos casos a que ni siquiera se busque asesoramiento del profesional adecuado dando por hecho que todo está perdido y si ello es así, ¿para qué asesorarme de algo que ya sé?

Lo primero que hice fue explicarles a mis clientes en qué consistía la concurrencia de culpas. No necesariamente la culpa de un suceso es atribuible única y exclusivamente a una sola persona o personas sino que es posible que todos los intervinientes tengan parte de culpa, es decir, puede que D. Vicente hubiera cruzado por donde no debía, pero ello no implicaba que fuera el responsable de su atropello. El conductor no había observado la diligencia debida en el manejo de una potencial arma, como es un vehículo y el resultado había sido el atropello de D. Vicente.

Manuel me facilitó también el atestado policial que los agentes de policía habían realizado en el momento del accidente. Nuevamente demostré lo importante de mi experiencia a la hora de observar cosas que no se ven a simple vista. El conductor viajaba en el vehículo con su hija y ésta había declarado a la policía que cuando vio cruzar a D. Vicente y siendo consciente del evidente peligro le gritó a su padre:” ¡Para papá! ¡Para!

¿Cómo es posible que fuera la acompañante del conductor quien se percatara del peligro de atropellar a D. Vicente y no el conductor mismo? ¿No estaba lo suficientemente concentrado en la conducción? ¿Cómo es posible que, según el atestado policial, no frenara el vehículo hasta que no golpeó a D. Vicente?

Se inicia la negociación bajo la tutela de un profesional experto.

Una vez recibieron mi asesoramiento inicial, mis clientes respiraron aliviados. No había alegría, dadas las lesiones de su padre, pero sí confianza en que el hecho producido no quedara impune y sus derechos fueran defendidos. En ese momento asumí su representación tanto en el procedimiento judicial iniciado como consecuencia de la intervención policial como en la negociación con la aseguradora.

Envié comunicación a la aseguradora haciéndoles saber que había asumido la representación de D. Vicente y su familia solicitando ser informado del su interés por llegar a un acuerdo amistoso. En un primer momento la respuesta fue que difícilmente habría indemnización dado que mi cliente había cruzado por un lugar indebido. En este caso, si mis clientes no hubieran contado con mi experto asesoramiento simplemente hubieran dado el argumento por lógico y aquí habría acabado todo.

Mi reacción fue bien distinta. Por Resolución de 5 de marzo de 2014 de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones se establecen los baremos aplicables para este año tanto a las lesiones como a las muertes ocasionadas por accidentes de tráfico. Envié a la aseguradora una valoración de las lesiones de D. Vicente y las evalué en 30.000 €.La cantidad que yo sabía era excesiva, tenía por objeto hacer saber a la aseguradora que hablaban con un profesional que no iba a aceptar cualquier argumento e iba a reclamar hasta el final los derechos de mi cliente.

La respuesta fue ofrecer una primera cantidad, 4000 €. Ridículo en mi experta opinión por lo que seguimos esperando. Pasados unos meses, mientras el procedimiento judicial seguía su curso, me encontré con la más que desafortunada noticia del fallecimiento de D. Vicente como consecuencia de las lesiones sufridas.

Lo que parece una negociación infructuosa se convierte en un acuerdo satisfactorio antes del juicio

Inmediatamente comuniqué tanto al Juzgado como a la Aseguradora el fallecimiento de D. Vicente y mi siguiente paso fue solicitar como indemnización la cantidad de 60.000 €. La respuesta fue que la aseguradora ofreció a mis clientes 10.000 €. Mi respuesta inalterable, defendería mis argumentos en el juicio que se avecinaba.

El día del juicio llegó 7 meses después del atropello de D. Vicente. A él acudieron su esposa y sus hijos acompañados por mí en todo momento. Ellos eran conscientes, porque así se lo hice saber, que existía la posibilidad de que el abogado de la aseguradora tuviera orden de negociar conmigo antes de la entrada en Sala porque una vez dentro yo tenía argumentos más que de sobra en defensa de mis clientes. Por ello no sorprendió cuando el abogado de la compañía se nos acercó y después de identificarse y saludar educadamente me solicitó hacer un aparte para poder hablar.

abogados accidentes de trafico madrid

La negociación que yo había dirigido hasta ese momento no hacía sino demostrar que mis clientes poseían el respaldo legal necesario y mi firmeza demostraba que, o bien se ofrecía una indemnización que pudiere ser considerada adecuada o sería el Juez quien decidiría en su caso. Tras un momento trasladé a mis clientes la última y definitiva oferta de la aseguradora junto con mi recomendación de aceptarla: 28.500 €. La oferta fue definitivamente aceptada.

Ni este ni en ningún caso se compensa el posible daño sufrido con la indemnización que pudiera percibirse en negociación o acordarse judicialmente, pero solo con la intervención profesional y eficaz de abogados accidentes de tráfico Madrid puede hacerse valer correctamente los derechos que asisten al cliente y que parecían perdidos de no ser por el adecuado asesoramiento.

abogados accidentes de trafico madrid

Fernando Camacho

Fernando Camacho es licenciado en Derecho y especialista en Derecho Civil, Derecho Penal y Derecho de la Circulación. Cuenta con más de 25 años de experiencia en el ejercicio de la abogacía. Áreas de especialización: delitos contra la seguridad pública, accidentes de trabajo, lesiones en vía pública, e indemnizaciones por irresponsabilidad médica.
abogados accidentes de trafico madrid

(Admitimos casos de: Alcobendas, Pozuelo de Alarcón, Fuenlabrada, Parla, etc.)

 

1 comment

  1. Antonio Varo León

    Hace 45 días, el camión de la basura colisionó con mi vehículo que se encontraba perfectamente estacionado en un lugar habilitado y señalizado para ello. No sólo colisionó con mi vehículo, hubo otros implicados.

    El causante del accidente ha reconocido la culpa, pero la compañía se niega a reparar el vehículo porque, argumenta que el coste de la reparación es muy superior al valor residual del coche.

    Ciertamente, mi vehículo tiene más de 18 años, pero acababa de pasar la itv y me hacía el apaño para acudir al trabajo… El seguro estaba recién renovado, y desde que tuvo lugar el accidente me está ocasionando una serie de perjuicios económicos que no se si algún día podré recuperar..

    Entraría dentro del perfil de casos que ustedes atienden?
    Si es así, me gustaría concertar una reunión con ustedes para ampliar la información que precisen y concretar las condiciones del servicio.

    Quedo a la espera de su contestación, hasta entonces, reciban un cordial saludo,

    Antonio Varo León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *